lunes, 24 de septiembre de 2007

Goleta Ancud en "La Prensa Austral" 23-09-07

ARTICULO PUBLICADO EN LA PRENSA AUSTRAL EL 23.09.2007

Podría arribar a la región en mayo o septiembre del próximo año

Construcción de réplica de la goleta Ancud lleva 60 por ciento de avance



Aunque no es oriundo de la zona, Jaime Vogel von Appen siente una particular conexión con la región austral del país.
Quizás a partir de ese interés por la Patagonia y su historia es que tuvo un sueño que lo marcó y que lo ha mantenido empeñado en dar forma a un ambicioso proyecto cultural.
Está trabajando en la construcción de una réplica de la goleta Ancud, la misma que llegó a las costas del estrecho de Magallanes y permitió que Chile tuviera soberanía en el territorio.

El ciprés, una madera aromática y típica de la zona austral, es la materia prima de la embarcación que, según su creador, lleva un 60% de avance. En cuanto a sus dimensiones, se presenta con 16,5 metros de eslora (largo) por 3,80 metros de manga (ancho) y 2,78 metros de puntal.
Vogel imagina su proyecto como un museo itinerante que pueda recorrer distintos puntos de la región. Este trabajo se enmarca en una propuesta más amplia, que se denomina “Patagonia”. Y en ese contexto surge la exposición que fue inaugurada en el Museo Regional de Magallanes.

Proyecto
complementario
Aprovechando una breve visita de tres días a Punta Arenas, difundió su proyecto a distintos representantes de la comunidad local. El alcalde Juan Morano; la intendenta Eugenia Mancilla; el director regional de Cultura, Fernando Haro; el representante de la Hermandad de la Costa, Francisco Ayarza; y la directiva del Centro Hijos de Chiloé figuran entre ellos.

Destaca el interés que su propuesta ha despertado en la zona y no descarta que se puedan concretar las gestiones destinadas a conseguir los dineros para traer a la región al museo itinerante de la goleta Ancud. “La idea es que este proyecto no reemplace al monumento que está planificado de construir en el sector costero (a la altura de Avenida Colón y con fondos regionales), sino que esté acá hasta que sea necesario y de ahí se vaya a otro lado”, dice.

Vogel es un convencido de que esta iniciativa puede convertirse en un aporte al acervo cultural e histórico de la comunidad, recorriendo las localidades y siendo un registro vivo durante 2 ó 3 años.

Si logra terminar la construcción de la embarcación en unos cuatro meses, y si también se consigue el financiamiento necesario, Vogel evalúa dos fechas tentativas para traerla a la ciudad el año próximo: durante los festejos del mes del mar, en mayo, o para el aniversario de la toma de posesión del estrecho de Magallanes, en septiembre.

“La embarcación en sí es una pieza de museo, pero no descartamos poner piezas de exhibición en su interior. En nuestra visita tuvimos una buena acogida de la gente y estamos muy contentos por lo que puede surgir de aquí”, agrega.